Qué es una batería de tracción y sus aplicaciones | EnergyBatt

Envío gratuito para Península y Portugal. 24/72 horas laborales. Para envíos a Baleares, preguntar en pedidos@energybatt.es o en 910 36 83 94

 

¿Qué es una batería de tracción? Aplicaciones de las Baterías de Tracción

Las baterías de tracción son un componente esencial en los vehículos eléctricos e híbridos, proporcionando la energía necesaria para alimentar el motor eléctrico.

Estas baterías están diseñadas para soportar las exigencias de la tracción y deben ser capaces de proporcionar grandes cantidades de energía de manera constante durante períodos prolongados.

Hay varias opciones disponibles en términos de tipos de baterías de tracción, como baterías de plomo-ácido, baterías de níquel-cadmio y baterías de iones de litio, cada una con sus propias ventajas y desventajas.

Tipos de baterías de Tracción

Las baterías de tracción también vienen en diferentes configuraciones, como baterías de un solo módulo, baterías de múltiples módulos y baterías modulares. Además de su uso en vehículos, también se utilizan en aplicaciones industriales, como la manipulación de materiales y la logística.

Las baterías de plomo-ácido son una opción económica y fiable, y han sido utilizadas durante décadas en vehículos eléctricos. Sin embargo, son pesadas y requieren mantenimiento regular para evitar la corrosión y el agotamiento de los electrodos. Además, su ciclo de vida es relativamente corto en comparación con otras opciones.

Las baterías de níquel-cadmio son más ligeras y tienen una mayor capacidad de descarga que las baterías de plomo-ácido, lo que las hace ideales para aplicaciones de alta potencia. Sin embargo, son tóxicas y suelen tener una mayor resistencia interna, lo que reduce su eficiencia.

Las baterías de iones de litio son una opción cada vez más popular para la tracción debido a su alta eficiencia y ciclo de vida prolongado. También son más ligeras que las baterías de plomo-ácido y tienen una mayor capacidad de carga. Sin embargo, son más caras y requieren una mayor atención para evitar sobrecalentamiento y daños a la batería.

Aplicaciones de las baterías de tracción

Las baterías de tracción se utilizan principalmente en vehículos eléctricos e híbridos para proporcionar energía al motor eléctrico. Algunas de las aplicaciones más comunes de las baterías de tracción incluyen:

  1. Automóviles eléctricos: Los coches eléctricos utilizan baterías de tracción para alimentar el motor eléctrico y proporcionar energía para la movilidad. Estos vehículos son cada vez más populares debido a su eficiencia energética y a que no emiten emisiones contaminantes.

  2. Autobuses eléctricos: Los autobuses eléctricos utilizan baterías de tracción para alimentar el motor eléctrico y proporcionar energía para la movilidad. Estos vehículos son una opción sostenible para el transporte público y se están utilizando cada vez más en ciudades de todo el mundo.

  3. Camiones eléctricos: Los camiones eléctricos utilizan baterías de tracción para alimentar el motor eléctrico y proporcionar energía para la movilidad. Estos vehículos son una opción sostenible para el transporte de carga y se están utilizando cada vez más en la industria del transporte.

  4. Barcos eléctricos: Los barcos eléctricos utilizan baterías de tracción para alimentar el motor eléctrico y proporcionar energía para la movilidad. Estos vehículos son una opción sostenible para la navegación y se están utilizando cada vez más en aguas interiores y costeras.

  5. Trenes eléctricos: Los trenes eléctricos utilizan baterías de tracción para alimentar el motor eléctrico y proporcionar energía para la movilidad. Estos vehículos son una opción sostenible para el transporte ferroviario y se están utilizando cada vez más en todo el mundo.

Las baterías de tracción también se utilizan en aplicaciones industriales, como la manipulación de materiales y la logística.

Los campos marcados con un * son obligatorios.